Trucos y guía de Metal Gear Solid 5: The Phantom Pain (II)

Trucos y guía de Metal Gear Solid 5: The Phantom Pain

En esta segunda parte de Trucos y guía de Metal Gear Solid 5 no hay tiempo que perder, así que activa tu iDroid y llama al helicóptero para que te recoja. Cuando llegue súbete y luego, en el aire, selecciona la misión Sobre la cerca. Ahora elige la zona de aterrizaje al sur de las barracas Wakh Sind y empieza la misión a las 0600.

Localiza y rescata al ingeniero cautivo

Tu nuevo objetivo es rescatar al ingeniero soviético que está cautivo en las barracas. Cuando aterrices monta en tu caballo y dirígete al marcador amarillo. Tu destino está a poca distancia hacia el norte, atravesando las montañas. Cuando veas las barracas usa tus prismáticos y empieza a reconocer la zona.

Marca a todos los hostiles que puedas y apunta tus prismáticos a la bandera roja que se mueve delante del recinto. Luego mira hacia arriba hasta que veas el saliente rocoso directamente encima de la bandera. Finalmente mira a la izquierda hasta que localices al prisionero sentado tras una roca. Este sujeto cuenta con información valiosa sobre el paradero de tu objetivo principal, así que primero iremos a hacerle una visita.

Llega a la entrada de las barracas

Baja de tu caballo y avanza con cautela por el lado de la colina hasta el recinto. Cuando llegues abajo verás un pequeño puente con una tubería debajo. Escóndete en la hierba cercana y cuando la zona esté despejada acércate a la tubería y métete dentro. Recoge los diamantes en bruto escondidos en ella y luego avanza cuidadosamente hasta el otro lado.

Cuando salgas sigue las rocas de delante y poco a poco vira a la izquierda, subiendo la colina. Pronto verás una fila de sacos de arena y, justo detrás, un pequeño camino cerca de una roca que llega hasta lo alto de la colina. Avanza por el camino teniendo cuidado con los enemigos cercanos y la torre de vigilancia.

Por suerte el camino principal que lleva a los barracones está más allá del puesto, así que casi has llegado ya. Mantente bajo y avanza poco a poco hacia la carretera sin alejarte de las rocas de tu izquierda. Cuando te acerques sube la colina – hay un guardia situado ahí, así que avanza con cautela. Para evitar que te detecte arrástrate por la carretera y sitúate tras las rocas de tu izquierda. Ahora puedes subir por la colina sin problemas usando las rocas como cobertura.

Continúa por la cuesta y en poco tiempo alcanzarás la base de una plataforma de cemento a tu izquierda. Muévete junto a ella y entra por el hueco de la valla. Eso te sitúa muy convenientemente tras el guardia que está vigilando. Sigue la carretera principal que sigue colina arriba y empieza a ir hacia la derecha. Cuando te acerques a la entrada principal del recinto a la izquierda mantente cerca del muro del perímetro y mira detenidamente a tu alrededor para comprobar que no hay moros en la costa.

Llega hasta el prisionero y descubre la posición de tu objetivo

Antes de continuar saca tu iDroid y consulta el mapa para localizar al prisionero que viste antes – estará marcado en tu mapa en forma de triángulo verde. Luego, en lugar de entrar al recinto por la entrada principal, vamos a tomar una alternativa más segura.

Cruza la carretera (de modo que estés en el lado derecho de la entrada principal) y localiza el camino que lleva a las rocas que hay tras los sacos de arena. Sube la cuesta y pronto podrás ver el interior de los barracones. Rápidamente échate al suelo y echa un ojo a la izquierda – verás que el camino sigue y atraviesa directamente la entrada de los barracones.

Extrae al ingeniero

Llega con cuidado al otro lado de la entrada y empieza a subir la colina hasta el marcador verde, quedándote cerca de las rocas de tu izquierda. Justo delante deberías ver al prisionero, sentado en el suelo. Rápidamente mira tus alrededores y acaba con cualquier guardia cercano. Finalmente acércate al prisionero y usa tu Fulton para enviarlo al cuartel general.

Poco después recibirás información adicional de Ocelot que indica la posición exacta del ingeniero. Se añadirá un marcador de nuevo objetivo en tu HUD. Luego sigue hacia el oeste y con cuidado desciende por la cuesta sin perder de vista a las patrullas.

Cuando llegues al claro de cemento ponte detrás de la caja roja situada al otro lado del patio, cerca del camión aparcado. Luego muévete con mucho cuidado alrededor de la caja hasta que veas la zona cerrada llena de tablas de madera. En lugar de entrar, ve a la izquierda y avanza poco a poco siguiendo la valla que marca el perímetro.

Sigue adelante hasta que llegues al edificio principal de tu derecha. Mantente cerca del muro (para evitar que te detecte algún guardia patrullando por el tejado) y busca una abertura en la ventana que hay cerca. Salta y cuando estés dentro ve a la izquierda atravesando la puerta. Toma la izquierda de nuevo y cuando llegues a las escaleras, sube. En el techo acaba con el guardia que está patrullando y luego vuelve a la escalera y desciende hasta el nivel más inferior del edificio.

Muévete poco a poco a medida que te acerques al final y ten cuidado con los guardias. Ve a la izquierda por el pasillo (vigilando a los enemigos que hay en la habitación de la izquierda, girando la esquina) y sigue adelante más allá de la pequeña caja de la derecha. Cuando llegues al cruce toma la derecha e inmediatamente dirígete por la puerta de la izquierda. Finalmente abre la puerta roja para acceder al ingeniero.

Trucos y guía de Metal Gear Solid 5: The Phantom Pain

Recoge al ingeniero y abandona la celda. Desde ahí ve a la izquierda y vuelve al pasillo, y luego toma la izquierda de nuevo. Un poco más adelante verás una puerta a la derecha que lleva a un almacén. Entra y localiza el hueco en el techo. Deja al ingeniero y usa el Fulton para extraerlo con seguridad – eso completará uno de los objetivos secretos de la misión.

Cuando estés listo para continuar busca recursos en las estanterías y luego sal por la puerta en la pared del suroeste. Sube los escalones de la derecha y cuando llegues al nivel del suelo localiza el contenedor rojo del suroeste. Avanza hasta ahí.

Cuando te acerques al contenedor gira a la izquierda y acércate a la marquesina de madera. Justo detrás verás un pequeño hueco entre las rocas. Atraviésalo y desciende por la colina, bajando de saliente en saliente hasta que estés fuera de la zona de peligro.

Cuando llegues a la carretera principal llama al helicóptero y asígnale la zona de aterrizaje más cercana. Ahora que el ingeniero forma parte de tu equipo podrás mejorar tu brazo biónico usando el menú de I+D en tu iDroid. También recibirás la cinta de cassette At Mother Base [3] por completar el objetivo.

Trucos y claves para seguir avanzando

Si eres totalmente nuevo en la saga Metal Gear, hay unos cuantos consejos que vale la pena tener en cuenta para que te sea más fácil salir airoso en el campo de batalla. Con eso en mente hemos recopilado algunas cosas importantes que deberías saber para avanzar por las primeras misiones del juego.

Si te está costando mucho pillarle el truco, hay incluso unos cuantos “trucos” que puedes usar, aunque ten en cuenta que no podrás conseguir el rango más alto de la misión en cuestión si dependes de estos dispositivos.

El ciclo de día y noche afecta a las misiones

Como puedes imaginar, en un juego desarrollado alrededor del sigilo las diferencias entre el día y la noche pueden ser… bueno, como el día y la noche, en realidad. Si eliges hacer una misión durante las horas de sol tendrás mucha más visibilidad y te ayudará a marcar a los enemigos, pero también a ellos les será más fácil verte. También es normal que haya más, claro.

Si eliges la noche marcar a los enemigos será más complicado, pero por supuesto tendrás más fácil eso de infiltrarte donde sea. También encontrarás menos guardias a esas horas, así que elige el tipo de juego que mejor se adapte a ti.

Reconoce la zona antes de actuar

En cuanto llegues a la zona de operaciones tómate algo de tiempo para echar un vistazo a la zona y reconocer el área que rodea a tu objetivo. Busca un lugar elevado, si puedes, y observa los edificios de los alrededores y los patrones de movimiento de los enemigos. Asegúrate de que estás boca abajo para minimizar el riesgo de que te detecten, mientras tanto, y usa tus prismáticos para marcar automáticamente a los enemigos y objetos de interés.

Cuando los marques podrás seguir los movimientos de esos guardias, incluso cuando no los mires directamente. La otra buena noticia es que si fallas una misión y vuelves al punto de control, los guardias que marcaste seguirán así; vale la pena explorar mucho una zona antes de cualquier otra cosa – al menos en las primeras partidas, en las que no debería importarte tanto la rapidez para terminar las misiones.

Aprende todos tus movimientos

Como habrás adivinado correr por los escenarios disparando como si no hubiera mañana garantizará una muerte rápida en Phantom Pain. Guárdate los esprints para cuando tengas que cubrir largas distancias o cuando tengas que escapar de alguna situación peliaguda. Corre únicamente cuando estés seguro de que tu alrededor está despejado de guardias – y si algo aparece de repente en tu radar, túmbate en el suelo inmediatamente.

Teniendo eso en cuenta, ir agachado es tu mejor opción para acercarte a una base, pero si ves que los guardias empiezan a sospechar porque ven algo, túmbate lo más rápido que puedas. No cubrirás mucha distancia así, pero es la forma más segura de moverse sin llamar la atención de los enemigos.

Distrae a los guardias para que cambien de posición

Si de repente un enemigo bloquea tu paso lo mejor es que le distraigas de alguna forma para que salga de ahí. Muchas veces querrás esconder los cuerpos que vayas dejando, pero si has dejado dormido a uno, por ejemplo, quizá es mejor que lo dejes ahí mismo para que sus compañeros se acerquen a investigar – simplemente no lo hagas con enemigos noqueados o muertos, porque entonces los demás sí que se alterarán.

También puedes lanzar objetos como revistas y demás para que un guardia se acerque a ver qué pasa. O salir de tu cobertura durante unos segundos desde una distancia prudencial y volver a cubrirte para que se acerque. Usa tu imaginación y encontrarás la forma de que hasta el guardia más vago salga de su rutina.

Puedes usar trucos en las misiones más difíciles

Si realmente te está costando avanzar en una misión, asegúrate de que estás jugando con el compañero adecuado. Mira sus habilidades en profundidad y si hay alguien en particular que debes usar para que sea más fácil.

También puedes usar el gorro de gallina, que aparece si fallas mucho en una misma misión y hace que todo sea remarcablemente más fácil. Ten en cuenta que llevarlo no solo será una forma de dejar clara tu incompetencia a los mandos, sino que no podrás alcanzar el mayor rango en la puntuación.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)